Iluminación en bibliotecas

Las bibliotecas han sido parte fundamental en nuestra vida, sobre todo en el período de estudiantes. Son recintos tradicionalmente construidos en bellos edificios, algunos de los cuales se consideran joyas arquitectónicas. En la actualidad las bibliotecas han cambiado ese concepto y se instalan en edificios muy modernos.

 Sea cual sea el tipo de construcción en que se instale la biblioteca, han de tomarse en cuenta muchos aspectos para lograr que sea un lugar acogedor, pues ahora no sólo se trata de salas de lectura, sino que ofrecen servicios de pantallas audiovisuales o dispositivos electrónicos. Así mismo cuentan con lugares de esparcimiento que logran un ambiente relajado.

En el aspecto de iluminación, esta debe ser excelente en el área de lectura, con una uniformidad media de 500 lux y con bajo deslumbramiento. Se debe lograr una atmósfera bien iluminada tanto con luz natural como con luz artificial, que contribuyan a que nos sintamos dispuestos al aprendizaje.

La zona de estanterías es también básica en cualquier biblioteca, debe tener una iluminación específica, que nos ayude a encontrar lo que buscamos, de forma rápida y eficiente. Para ello, la luz debe abarcar desde arriba hasta abajo. Lo recomendable es que el área sea iluminada ENTRE 300 y 700 lux (dependiendo de las condiciones de la construcción), con luminarios distribuidos de manera uniforme y lineal.

Pueden también colocarse luminarios de forma armoniosa en los estantes y los pasillos, que, aunque se encuentren tenuemente iluminados, nos permitan una perfecta visión.

Un aspecto de vital importancia al hacer el proyecto de iluminación de una biblioteca sea pública o privada, son los diferentes espacios que conforman el conglomerado y el uso al que se destinan de ellos, para hacer la correcta distribución de las lámparas.

Independientemente de las zonas de estudio o consulta, las bibliotecas cuentas con áreas infantiles, que necesitan, aparte de la luz natural, una luz que sea atractiva y que despierte en los pequeños el gusto por estos lugares, sin que parezca una tarea fastidiosa.

En algunos escritorios o mesas de trabajo, pueden colocarse también lámparas individuales, con luz neutra, que puede ser dirigida por el usuario, de acuerdo con sus necesidades.

Recordemos que para lograr el éxito en cualquier proyecto de iluminación debemos tomar en cuenta la calidad, intensidad, contraste, dirección y color, lo que nos dará el ambiente deseado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*